lunes, 16 de agosto de 2010

Los puntos G

La mentira de uno me llevó al otro. No había necesidad, pero parece que así eran sus cartas, y yo quise jugar esa mano. Uno esquivo, misterioso, rebelde, relajado, jóven, difícil...el otro presente, claro, sumiso, ansioso, maduro y fácil...demasiado fácil. Uno desapegado, el otro ultra posesivo. Uno moderno, el otro contemporáneo; uno divertido, el otro dramático. El agua y el aceite. El agua que me saca la sed y el aceite que me condimienta. Es mentira que no se juntan, ya no creo en eso porque ellos lo hacen en mí, y ambos lo hacen con G.


(photo by google)