miércoles, 17 de marzo de 2010

Susurros de la Noche

Tantas palabras hermosas he escuchado por la noche, en la intimidad de alguna cama...; palabras que me transportan a ese mundo ya olvidado de amor y deseo...
Yo las creo como una tonta y me entrego plenamente a ellas, al sueño que me invita su dueño en cada susurro a mi oído, ese caballero atrevido que no mide consecuencias...y susurra. Creo que seguiré haciéndolo, porque no puedo resistirme a ellos...a su magia, al placer de oirlos. Lo que no voy a seguir haciendo es creer que son míos, que soy la destinataria inevitable, la musa que los hace volar por la habitacion. No. Los susurros de la noche no me pertenecen...son del Mago de los Sueños. Y como buen Mago viene, te ilusiona...y desaparece. Y yo, vuelvo a empezar.


Plateado

Adoro escribir en plateado, porque me recuerda a vos, a tus ojos, brillantes cual purpurina en carnaval, cual luna en clara noche de primavera... Plateado...como aquella canción, como tus manos en el piano, tu cara cerca de China... Brillante como el gong de tu corazón iluminando la pasión oscura de tu fantasía. Brillante como ese sol justo en el medio de la tierra, como luciérnaga sedienta en una noche de verano... Plateado como el lucero que nos vió estremecer esa noche, en el medio de la nada.
Adoro escribir en plateado, porque me recuerda a vos, a tu boca, tu sexo...a tu olvidado amor. (01/02/2007)


jueves, 4 de marzo de 2010

Receta magistral


Resulta ser que que si a una cantidad gentil de hipoxia le agregamos dopamina en cantidad necesaria, alta testosterona generada en la pubertad (no otra eh, porque la otra no sirve), una pizca de vasopresina, 2 ó 3 cucharaditas de campañol y mucha simetría, obtendremos un perfecto cerebro de hombre capaz no solo de emparejarse con una mujer para tener sexo, sino tambien capaz de permanecer enamorado de ella por algunas decenas de años y, por supuesto, tener hijos.
Esta receta de la abuela Ciencia nos revela un gran misterio actual y sería la solución a la problemática de las mujeres modernas.
Asi que señoras, señoritas, chicas, mujeres todas...vayan armandose de paciencia, háganse de los tubos de ensayo suficientes y empiecen a calentar el horno.

martes, 2 de marzo de 2010

Complemento

Escuchando a un hombre con un empirismo fuera de lo común y una claridad enorme en sus palabras como lo es Galeano (que cabeza por Dios!!), él decía: "...el hombre tiene miedo de la mujer que no tiene miedo..."; entonces me pregunto ¿por qué? ¿no esta bueno que la mujer no tenga miedo? ¿no esta bueno que el hombre sí lo tenga? Nadie es tan vulnerable ni tan fuerte como parece. Somos yin y yan. No juzguemos, no prejuzguemos. Conozcámonos. Aceptémonos. Hoy yo tendré miedo y tú cuidarás de mí. Mañana tú tendrás miedo, y allí estaré yo para cuidarte. Atrevámonos. Al fin y al cabo...somos complemento.