lunes, 27 de junio de 2011

Tarde

Lo extraño. Su piel, su color, su olor, su boca suave...Tuve mi momento de gloria con él. Me elegía. Y mis prejuicios lo alejaron. O tal vez no eran prejuicios sino predicciones inevitables: "un hombre mas joven te dejará algún día". Nunca supo que mientras estuve con él fue el único; "esto es sexo" yo decia en un intento de no enamorarme. Y asi pasó casi un año. Lo extraño. Su sexo perfecto, nuestro cóncavo y convexo. Pero es tarde ya.

No hay comentarios: